Chufas Peladas Enteras

La chufa es un pequeño tubérculo, su procedencia originaria es del Sudan, pero su cultivo se estableció en España hace siglos. Podemos afirmar que fueron los árabes los encargados de traerla hasta España hacia el siglo VIII.

Origen

Respecto de su origen, las últimas investigaciones, concretamente un estudio de la Universidad de Oxford, fecha el primer rastro de la chufa como base alimenticia de los humanos en el “hombre cascanueces”, un homínido que vivió en el este de África hace entre 1’5 y 2’5 millones de años. Hasta que esta revolucionaria investigación vio la luz, los documentos y las pruebas situaban la aparición de la chufa en el antiguo Egipto y, más tarde, en el Imperio Persa y el mundo árabe.

Por sus propiedades curativas, la chufa, además de en occidente, ha sido ampliamente utilizada en el mundo oriental. En la medicina tradicional china se utiliza para tratar problemas de hígado, estómago y algunas enfermedades ginecológicas. También se aplica como terapia contra el estrés.

Pero no es la medicina tradicional china la única que reconoce el efecto beneficioso de la chufa más allá de los minerales y vitaminas, o sus aportes energéticos; su alto contenido en terpenos modula los receptores GABA , una clase de neurotransmisores, lo que hace que pueda actuar de manera parecida a las benzodiacepinas, un medicamento ansiolítico.

Hay estudios que acreditan su capacidad para prevenir enfermedades cardiovasculares, ya que funciona como regulador del colesterol gracias a su alto contenido en omega 9, e incluso nos puede ayudar a impedir el desarrollo de algunos tipos de cáncer. Los investigadores de la Universidad Miguel Hernández de Alicante han publicado recientemente un estudio en el que aseguran que la chufa previene el cáncer de colon, gracias a que agiliza las digestiones y acelera la absorción de alimentos.

La chufa es rica en minerales y vitaminas, entre los que destacan el fósforo, el potasio y las vitaminas C y E.

La chufa contiene carbohidratos, enzimas (como lipasa, catalasa y amilasa), fibra soluble, proteína vegetal (con aminoácidos esenciales como leucina, metionina, isoleucina, licina y arginina).

Estos componentes le confieren a la chufa propiedades digestiva, cardioprotectora, antioxidante, caminativa, inmunoestimulante, antidiarréico, antiácida, astringente, prebiótica, antianémica, insulinógena, eupéptica.
No contiene gluten, ni fructosa ni lactosa.  Mejora la flora intestinal

Potencia la acción de los probióticos.

Están aconsejadas especialmente (debido a su alto valor nutricional) a deportistas, mujeres embarazas y durante la lactancia, a niños y ancianos, así como en etapas de mucho estrés y cansancio físico y mental.

  • La chufa minimizadora de los problemas digestivos: el aporte de enzimas como la lipasa o la amilasa y del almidón, que actúa en parte como fibra dietética, ayudan ante la flatulencia, la distensión abdominal y el meteorismo. También tiene un efecto antidiarreico en casos virales como la diarrea del viajero o después de una toma de antibióticos.
  • Es rica en minerales, como el fósforo, el calcio, el magnesio y el hierro, y en vitaminas, entre las que destacan las vitaminas C y E.
  • También aporta numerosas enzimas que facilitan la digestión.
  • Su valor energético (100 kcal/100 g) la convierte en una buena bebida energética.
  • Contiene bajo sodio.
  • La chufa contiene zinc y por ello funciona como un estimulante muy efectivo en momentos de fatiga o cansancio.

CHUFAS PELADAS ENTERAS

Hace ya algún tiempo que los avances tecnológicos han permitido tratar la chufa de forma que pueda ser “pelada” retirando la piel que la protege y disponiéndola para ser consumida directamente.

Gracias a esto podemos con muy poco disfrutar del sabor de la chufa de todas las maneras que queramos y sin invertir casi ningún tipo de esfuerzo en prepararla. Se puede aprovechar tanto para tomar solas como acompañadas de algún dulce como chocolate, siropes…Incluso puedes activarlas.

Además, hay que recordar que el proceso para retirar la piel de las chufas no influye para nada en su calidad final.

Preparación:

Poner las chufas (250grs) secas en remojo durante 24 horas. Mézclalas con un litro de agua,  azúcar de coco o azúcar de arenga y la canela y tritúralo todo bien con la ayuda de una licuadora o una batidora. Colar el líquido resultante para separar la pulpa.

Superalimentos - Saludviva

 

 

 
SaludViva se creo para educar a las personas del poder que tienen los SuperAlimentos sobre nuestra salud, ya que son materias primas de alimentación con poder extraordinario; nutrientes  de alta calidad de todo el mundo.

 

Contacto

  info (@) saludviva.es
  966 09 19 59
  676 00 28 30
  Parque Agroindustrial La Alcudia

Nuestras Redes Sociales